Conocimiento en red

Inteligencia colectiva = información + redes sociales

  • No te olvides

  • Mi twitter

    • Un plug-in que te avisa si en tu casa hay algún dispositivo zombi conectado a una botnet maligna flip.it/ZRWau4 1 week ago
    • Hay quien lee en la cama durante una hora antes de dormir. A mi me gustaría llegar a la cama una hora antes de quedarme dormido. 2 months ago
    • RT @dra_calegria: "No importa cuántas veces te equivocas, sigues estando muy por delante de los que ni lo intentan." Anthony Robbins 7 months ago
    • Nota mental: paz social basada en desigualdad de clases en forma de diamante. Confort vs riesgo en clase media. Disolución de sindicación. 8 months ago
    • No es que no me guste el fútbol, es que detesto como lo insertan en el cerebro de las masas. 9 months ago

Manipulación, opacidad y sospechas: Teoría Beta III

Posted by rafasb en 21 septiembre 2010

Este artículo es la continuación de los dos anteriores (Un buen negocio: Teoría Beta II y La Internet que viene: Teoría Beta). Para entender el contenido de esta aportación es mejor que consultes loa anteriores.

Manipulación, es la mejor manera de denominar el tratamiento que las operadoras públicas de telecomunicaciones aplican al tráfico P2P de Internet.

Opacidad o falta de transparencia es cómo están haciendo esta vigilancia y afección al tráfico del usuario, ya que este no es informado, ni antes de contratar el servicio, ni mientras su tráfico es manipulado.

Sospechas, es el resultado obvio de las acciones y formas por las que están optando algunas de las operadoras. Si manipulas el tráfico sin informar que lo haces y cómo, puedes hacer que surjan sospechas sobre el motivo. La transparencia en las acciones emprendidas es fundamental si quieres evitar las dudas y sospechas.

Voy a entrar en más detalles. Empezaré por mi experiencia personal con las anteriores operadoras a las que contraté el acceso a Internet. Ahora estoy en Jazztel, la única que no pertenece al grupo RedTel (asociación de operadoras para luchar contra el P2P).

LA MANIPULACION

1.- Cuando fui cliente de un operador de cable (O..), detecté que al utilizar un programa de P2P, a partir de 3 usuarios concurrentes de conexiones salientes (en las cuales la información fluye desde mi equipo hacia la red), el programa dejaba de responder adecuadamente, se perdían las conexiones y la velocidad de la conexión se reducía considerablemente. Al solicitar una explicación llamando al servicio técnico, me sugirieron que me diera de baja. A las dos semanas seguí su consejo.

2.- Estando en otro operador, el más barato que encontré, cuando volví a interesarme por descargar algo, me sugirieron usar el JDownloader, combinado con enlaces a Megaupload. Quien me lo sugirió experimentaba elevadas velocidades de descarga, mientras que yo me aburría esperando que cualquier cosa terminara de descargar. La velocidad fluctuaba en torno a una décima parte de la velocidad contratada. Desesperado, decidí pagar la cuota a Megaupload, y se obró el milagro. La descarga aumentó hasta el tope de la velocidad contratada. Megaupload y O….. cumplieron tras pagar la cuota a ambos.

3.- Lo más sospechoso vino en mi último cambio, me pasé a Jazztel, la cual tiene o tenía muy mala fama en muchos foros, pero un compañero me insistía que le funcionaba muy bien. Lo sorprendente fue que al probar el servicio de Megaupload, salvo el lapso de 45 segundos de espera, la velocidad de descarga era la máxima, sin necesidad de pagar la cuota a Megaupload.

LA FALTA DE TRANSPARENCIA

Estos hechos me llevaron a pensar sobre lo que comentaba en mis anteriores artículos. ¿Los operadores de RedTel persiguen la descarga de material con derechos de autor o persiguen el P2P?. Quizá la guerra de la Propiedad Intelectual no es la de las operadoras, pero en cambio la del P2P sí que lo es.

¿Por qué  a las operadoras les molesta el intercambio entre usuarios, que por cierto no es punible, y sin embargo parece no molestarles la descarga desde Megaespacios de almacenamiento?.

El caudal de Internet tiene un coste, y las operadoras contratan caudal de conexión a Internet, para a su vez, vendernos a nosotros parte de ese caudal. Hace tiempo descubrieron como optimizar esta transacción. Si los usuarios suelen consultar más o menos lo mismo, los operadores podían almacenar de forma temporal el contenido consultado y servirlo a varios usuarios, sin necesidad de consumir más caudal de interconexión (esto lo llamamos cachear contenidos, lo que ahorra caudal de interconexión a los operadores).

Para explicarlo intentaré hacer una analogía. Si contratas con un librero, que te venda todos los días una revista, el tiene que comprarla y luego te la vende, y de esta transacción se queda un porcentaje. Pero, ¿y si el librero puede permitirse comprar una revista y replicarla para venderla a varios clientes?. Imaginad la cantidad de dinero ahorrado, o mejor dicho, el enorme beneficio que esto reporta al librero. Ya sé que la analogía no es muy apropiada, por el asunto de la copia y lo difícil de asocial el contenido tangible que es una revista, con el intangible de lo digital.

Trasladando la analogía a Internet. Cuando solicitamos acceso a ciertos archivos o contenidos en la web, estos pueden ser proporcionados por el propio servidor, o por servidores caché, que almacenan copias temporales de la información original. El usuario final no percibe la diferencia, pero el intermediario, se ahorra realizar las consultas y consumir caudal hacia el servidor. Esto se puede aplicar a grandes proveedores de contenidos, que masivamente sirven contenidos, que son consultados recurrentemente. El modelo es bueno para pocos proveedores de contenidos y muchos consumidores que acuden a estos pocos proveedores. Además estos consumidores hacen peticiones de contenidos “previsibles”. Es decir, esto va muy bien con los Megaproveedores de contenidos.

Volviendo al ejemplo del librero. ¿Os imagináis que pasaría si cada uno de nosotros creáramos publicaciones/contenidos por fascículos y acudiéramos al librero a ponerlos a disposición de sus clientes de forma libre y gratuita, y que los clientes (que sí que pagan por el acceso a estos contenidos), de forma casi impredecible, escogieran entre varios de esos fascículos, y cada uno de un proveedor diferente, exigiendo además acceso al original depositado, no valen copias. El librero no ganaría suficiente para comprar aspirinas. La situación de intercambio de información sería impredecible e inmanejable y sobre todo NADA RENTABLE.

¿Qué haríais vosotros en caso del librero? ¿Pondríais buena cara y diríais: “¡Esto es inteligencia colectiva!” ?, o por el contrario, ¿optaríais por quemar los fascículos y retrasar las entregas?.

Os habréis imaginado que esta es la situación que genera el P2P, donde usuarios de todo el mundo, mediante sus conexiones a Internet, comparten lo que tienen a su disposición, y otros usuarios, desde sus casas, con sus conexiones, consultan y solicitan estos contenidos, de forma totalmente descentralizada, incontrolada, y poco rentable a los intermediarios.

Me gustaría que ahora, quien lea esto, dedicara un par de minutos en pensar que podría hacer el librero para no perder clientes, pero mejorar su terrible situación.

Si se dedica simplemente a quemar o perder los fascículos de los usuarios que aportan contenidos, acabará teniendo problemas. La gente se marchará a otros libreros que no sean tan sibilinos.

Si el librero decide invertir esfuerzos y dinero en mejorar su gestión de los fascículos, se arriesga a no tener un negocio rentable, sobre todo por que la competencia es muy dura y no se anda con contemplaciones.

¿Qué haría yo como librero?. Pondría dos colas, dos mostradores, uno para la gente que trae y compra contenidos de esos, libres, por fascículos, que tanto me dan la brasa, con un sólo vendedor. Junto a éste otro mostrador, con varios vendedores, que se dedicaría a las publicaciones que sí rentan, las que podía replicar y multiplicar como antes. Además creo que solicitaría a estas publicaciones que me patrocinara el mobiliario de la tienda, carteles publicitarios y regalos para los clientes, esos buenos clientes que no aportan nada y solo consumen lo que consume la mayoría.

LA SOSPECHA

Es curioso que ni la SGAE, ni RedTel (la asociación de operadoras) ni la prensa, hace eco de la distribución o puesta a disposición del público de contenidos sujetos a Propiedad Intelectual (¡eso sí es delito y además cobrando!), por parte de Megaproveedores, Rapidcompartidores y demás. Sin embargo los esfuerzos de los actores anti-piratería, no tardaron nada en erradicar a los que enlazaban a contenidos de intercambios (P2P).

¿Os imagináis un negocio basado en esto?, montar una empresa que recoge contenidos de los usuarios, los clasifica y categoriza, y posteriormente los publica. Eso sí, negociando con los intermediarios, para que puedan replicar estos contenidos en sus redes, evitando que cada solicitud genere costes.  Si el usuario paga por el contenido, el intermediario le da libre acceso al mismo, en caso contrario, la cosa no funciona bien.

MAS SOSPECHAS

Os imagináis una red pseudoInternet, de contenidos multimedia, limpia de virus y otros contenidos “indeseables”, que estuviera patrocinada por los grandes proveedores de contenidos. Esto sería beneficioso para el operador, ya que lo contenido sería del rentable de distribuir. Con ventajas, ya que el proveedor de contenidos patrocinaría parte de las infraestructuras. La ventaja para el proveedor es que se garantiza que los usuarios solo pueden acceder a los contenidos accediendo a sus servicios, evitando a la competencia. ESO NO SERÁ INTERNET. Internet es una red pública y cuyos intermediarios los proveedores de acceso, deben respetar la NEUTRALIDAD DE LA RED. Es una obligación ética.

La neutralidad de las redes de acceso a Internet es algo que debemos de exigir a nuestros proveedores de acceso a Internet. Cualquier red que no garantice esta neutralidad y que manipule el tráfico, no puede ser considerada parte de Internet. Lo que ha hecho crecer a Internet y ha propiciado el desarrollo de la nueva sociedad en torno a Internet, es precisamente los valores que la fundaron: la libertad de acceso a la información, de intercambio de conocimientos, la descentralización y la ausencia de control de la red.

Ahora tendremos que esperar para ver como se mueven las poderosas operadoras, ¿volverán al cobro por uso?, ¿optarán por lo que ya hacen en móviles, es decir, limitar el volumen y partir una cantidad de datos descargados, reducirán la velocidad a la décima parte?, ¿cobrarán por cantidad de datos descargados?, ¿crearán un nuevo tipo de accesos a Internet más rentable para ellos?. Muchas son las opciones y sólo el paso del tiempo tiene la respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: