Conocimiento en red

Inteligencia colectiva = información + redes sociales

  • No te olvides

  • Mi twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Anuncios

Posts Tagged ‘hiperconexión’

Todos tenemos un pedacito de pastel

Posted by rafasb en 8 mayo 2018

Un hecho accidental, fortuito y casi con toda certeza no intencionado, como que se derrame el exceso de agua de un tanque sobre un cuadro eléctrico, produce un corte de suministro global en las instalaciones de una organización. Este corte se prolonga más tiempo del que se podría haber previsto por los que dispusieron, en su momento, las medidas de contención necesarias para evitar daños mayores, y como consecuencia, estos daños mayores acontecen.

Once horas sin suministro eléctrico. Se detiene todos los dispositivos eléctricos y electrónicos, algunos de ellos pierden sus datos que no habían sido guardados, otros se encenderán con problemas por no seguir el procedimiento adecuado de apagado. Consecuencia del primero de estos dos fallos inesperados, un sistema que estaba siendo preparado para evitar contingencias de este calibre, pero que desafortunadamente estaba por terminar, produce un caos de información y servicios replicados en ubicaciones remotas y casi ajenas al origen del primer accidente.

El caos ya se extiende a dos organizaciones vinculadas por lazos de colaboración y ahora por las consecuencias de una colección secuencial de problemas y errores. Los intentos desesperados por llevar a las organizaciones de la confusión a la normalidad, precipitan acciones poco meditadas y que a su vez generan nuevos problemas, algunos de ellos irreversibles, como la pérdida definitiva de cierta información, con consecuencias varios días después del primer incidente.

FrançoisdeNoméMonsuDesiderio-AFantasticArchitecturalView-1024x706

Algunos de los que estáis leyendo estas líneas os preguntaréis, ¿se podría haber evitado este torbellino de despropósitos que ha salpicado de porquería a casi la totalidad de dos organizaciones? Lo peor es la respuesta subyacente: Ni lo sé, ni me importa, como al resto de la organización, independientemente del nivel jerárquico en que se encuentre. Lo único que importa es volver lo antes posible a la “normalidad”, entendida ésta como lo cotidiano y no como aquello que sigue las normas, obviamente. Nada hubiera sucedido si en las acciones cotidianas se siguieran las normas escritas o no, que nos aseguran que no cometeremos errores graves o que minimizaremos las consecuencias de los accidentes, si estos se producen. Como lo que importa es volver a lo cotidiano, las causas y responsables pasan a un segundo plano, casi garantizando que ésto volverá a producirse.

Parecería un despropósito si no empezamos a analizar en profundidad qué es lo que nos lleva a dejar activas estas pequeñas bombas de relojería, que en ocasiones pueden desembocar en una tormenta perfecta como la descrita en los primeros párrafos. Si “rascas” en cada uno de los hechos, acabas levantando ampollas en muchos miembros de las organizaciones implicadas. Hay pastel para todos, un pastel marrón y no de chocolate. A cada uno se nos ocurrirá una solución que no está en nuestra capacidad operativa y que dependerá de otros agentes que responderán de la misma manera. Quizá podríamos aventurar un par de hipótesis de conjunto: exceso de carga de trabajo para los que caemos en la base de la pirámide y carencia de soluciones efectivas, disruptivas o innovadoras para aquellos encumbrados a la parte alta.

No obstante, considero que la ausencia del significado de la palabra responsabilidad es el problema principal. Es más cómodo para todos no pedir demasiadas explicaciones, no sea que en alguna te encuentres con parte de la responsabilidad en el desastre. Todos tenemos un pedacito de pastel reservado.

Otra conclusión que saco es que vivimos en una sociedad hiperconectada y consecuentemente hiperdependiente de cada una de las relaciones establecidas para ser más competitivos. Esto genera una red mallada y tupida que junto con las debilidades de cada uno de los nodos de esta red de vínculos colaborativos, genera el entorno idóneo para las tormentas perfectas, que no hacen más que agravar la decadente situación.

Anuncios

Posted in Sociedad Red, Tecnología y Sociedad | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: